Viviendo donde vivimos en el Norte, a veces y aunque sea verano, es normal que nos acompañe la lluvia. La última vez fue con Laura y Alex, que viniendo desde Bilbao, empezó a llover en Donosti.

Con buen humor  y con ganas de ponerse delante de la cámara, la lluvia pasa a un segundo plano, incluso nos ayuda a la hora de buscar nuevos rincones donde escondernos de la lluvia y disfrutar de la magnífica luz que nos deja a su paso.

Paseos donde los árboles nos refugian, frontones que nos dan juego y paso a rincones por descubrir, calles estrechas entre caseríos, jardines que aún siguen medio secos y como no, el mar que nos tranquiliza con sus vistas y nos alegra  desde lo alto del monte.

Lugares y rincones que Laura y Alex eligieron para su reportaje, donde sus recuerdos y momentos especiales vividos, son reencontrados.

Para Laura y Alex…